La Navidad en Roma

La Navidad es una festividad cristiana, segunda para importancia después la Pascua, en la que se recuerda y festeja el nacimiento de Jesus Cristo. Esta fijada en el 25 de diciembre y se celebra en grande por todas partes del mundo cristiano. Son muchísimas las características que distinguen esta fiesta de las otras y cada país tiene su manera de festejarla. La prima noticia del nacimiento de Jesus liada a esta fecha resale al siglo III d.c. por eso muchos antes de la caída del empero romano de occidente mientras que en Urbe la primera y verdadera celebración de la Navidad resale al año 336 d.c., durante el impero de Costantino.La fecha (25 de diciembre) es convencional ya que la festividad se sobreponía a la celebración pagana del ‘Sol Invictus’, una festividad introducida por el emperador Eliogabalo (al rededor del 220 d.c.) que celebraba la invencibilidad del Sol en el mismo dia de su nacimiento. Desarrollado en el curso de los siglo en todo el mundo cristiano, la Navidad fue reconocido como festividad para su características cultural y social en todo el resto del mundo como ninguna otra, sea religiosa sea laica.

En particular sentida en Italia y en Roma, sede de la Iglesia Católica y de la Cristiandad, sus tradiciones son conocidas en todo el mundo tan que se olvidan que sus raíces resalen al tiempo de la Antigua Roma. Además de la fecha, la Navidad tuvo en el mundo clásico la tradición de compartirse los regalos y de caracterizar la festividad con importantes y lauta comidas. El 25 de diciembre, de hecho, llega luego la cerrada de Saturnalia, festividad muy sentida en la Antigua Roma, parecida a un carnaval ‘ante litteram’ con la que se veneraba Saturno, dios de una mitica edad de oro, protector de los recogidos y de las campañas pero también guardián de las almas de los muertos que en aquellos días volvían en Terra. Por eso la idea de compartir los regalos y de organizar muchos banquetes en onor de los difuntos y Saturno nació por la necesidad de ‘favorir’ un buen recogido para la estación siguiente. Los pequeños regalos que se compartian en aquella ocasión se llamaban ‘strenne’ (gratificaciones) como las ‘strenne’ de la Navidad! También el árbol de Navidad, otro simbolo de esta festividad, tiene sus raíces que resalen hace muchísimo tiempo. Si es verdadero que en particulares días dedicados a sus divinidades, sobretodo Odino, los pueblos Germánicos adornaron los abetes (arboles sacros) con campanas, antorchas y objetos colorados, era tradición de los romanos adornar sus habitaciones, para festejar el inicio del año nuevo con los ramos de pino. La llegada del cristianesimo sustituyo los ramos de pino con el acebo, que de manera más evidente llamaba la corona de espinas de Jesus y su pasión. A la Media Edad se debe la tradición del belén: la primera representación simbolica de la Navidad fue en Greccio gracias a la voluntad de San Francesco d’Assisi. Era la Navidad del 1223. Para los que quieren ver el primero belén de la ciudad eterna (es decir Roma), que es también el más antiguo de los realizados en mármol, se tiene que ir en la maravillosa Basilica de Santa Maria Maggiore, y después ir en la cripta de la capilla Sistina (homónima  de la que se encuentra en el Vaticano) se podrá observar uno de las obras de arte de Arnolfo di Cambio: la Natividad. La obra, que representa la sagrada familia con los reyes magos, el buey y el burro (8 figuras en todo) fue realizada en 1288 según la voluntad de Papa Niccolo IV en ocasión de la restauración de la Basilica. La relación entre Santa Maria Mayor y la Natividad resale hace desde mucho tiempo y cuando fue construida (estamos hablando del siglo V d.c.) en su interior fue realizada la ‘cueva de la Natividad’ que acogía fragmentos en madera que pertenecían al comedero en el que estaba el cuerpo de Jesus niño. Hoy en dia aquellos fragmentos están conservados en una vetrina cerca del altar de la Confesión. Pedazos muy excepcional.

TRADICIONES RELIGIOSAS DE LA NAVIDAD

Una de las tradiciones religiosas más importante de la navidades viene de la obra de arte del Arnolfo di Cambio: los 100 belenes. Los ‘100 belenes’ son una exposición que dura todo el periodo de la Navidad y se concluye después de la Epifanía. Organizada por la primera vez el 1976, no vien siempre organizada en el mismo lugar, este año (el 2018) la exposición sera a Via della Conciliazione 7 (muy cerca de la Basilica Vaticana) desde el 7 de diciembre hasta el 13 de enero 2019. Esta manifestación esta llamada así para el numero de belenes que estaban presente en las primeras ediciones; hoy en dia cantidad de belenes es aumentado y además ser de varias dimensiones son hecho con los materiales más impensable. Es una exposición que no se tiene que perder como, para los que tienen una fuerte fe católica, la misa de medianoche la que se celebra la noche del 24 de diciembre es de hecho la noche en la que nació Jesus. No estamos hablando de una cualquiera celebración! Estamos hablando de la que celebra el Papa en San Pietro, a la que se puede participar solo si se tiene el billete (gratuito), si no se tiene el billete se puede dejar afuera, en la Plaza, juntas a otra millar de personas. La misma cosa pasa el dia siguiente, cuando esta la bendición “Urbi et Orbi” que da el Papa, asomándose a la Loggia de las Bendiciones, a la ciudad y al mundo entero. La bendición vien dada en muchas lenguas de manera que el mensaje cristiano llega a todo el mundo. Son momentos en la vida que todos, cristianos o no, tiene que vivir. Siempre en Plaza San Pietro, no se tiene que olvidar la tradición de ornar las más importantes plazas de Roma con gigantescos arboles. Se va del árbol en la Plaza de San Pietro hasta llegar a lo en la Plaza de España, a lo que esta antes del Colosseo hasta llegar a lo en el centro de Plaza Venezia lo que el año pasado fue conocido para su caballera desnuda por eso fue llamado ‘Spelacchio’.

TRADICIONES LAICAS DE NAVIDAD

Entre las tradiciones laicas liadas a las Navidades no se puede olvidar la de los mercados navideños. Hoy es un fenomeno mundial, lo de los mercados navideños esta tomando una importancia folkloristica muy particular: sumergirse en sus atmosfera te hace vivir muy intensamente la Navidad   y te hace sentir el aire de festividad que siempre nos conquista. El mercado navideño más conocido de la ciudad eterna ( sino también están muchos tan bonitos como lo de Plaza de España) es sin duda lo de Plaza Navona ahora con una importancia que va más alla de los confines nacionales. La belleza de esta Plaza casi desparecen ‘sumergidas’ por muchísimas artistas y vendedores ambulantes que con sus puesto ofrecen a todos, sobretodo a los más pequeños, cualquier tipologia de juego y delicia. Inevitables para los niños son las fotos con los Papa Noeles  que a veces son acompañados por viejas brujas. Estas ultimas, que regalan a los niños calcetines llenas de carbon (para los más malos) o de dulces (para los buenos), dominan la maravillosa plaza de estilo barroco sobretodo en proximidad de la festividad de la Epifania que se celebra el 6 de enero la que también cierra las festividades natalicias. Festividad extremamente importante para los romanos ya que se ve la plaza llena de colores, músicas y dulces que atrapan no solo los niños sino también los adultos. Entre las tradiciones laicas de las navidades se tiene que dedicar un poco de tiempo a los platos típicos de la tradición romana. Las celebraciónes empiezan rigurosamente a la víspera de Navidad ósea la noche del 24 de diciembre y la cena, la que toma el nombre de ‘cenone’ (es decir una cena muy muy grande en la que se come muchísimos) es rigurosamente ‘di magro’ es decir esta desterrada la carne.  Quedando entendido que sobre las masas se puede encontrar cualquier tipo de plato, no pueden faltar los fritos que representen el clou de la comida. Las frituras de alcachofas, calabacines, brécoles, patatas y cardi, así como filetes de bacalao, anchoas y jibia a las que se añaden, típicas de la cocina del Lazio, también las manzanas, cortadas en pequeños gajos sutiles y todos esta precedido por un primer plato lógicamente de pescado. La comida se concluye con las características ‘puntarelle’ y pedazo de capitón que en el dialecto de Roma se dice ‘carpionata’ hasta llegar con los dulces de la tradición del Lazio entre los cuales se tienes que recordar los ‘tozzetti’ (galletas muy gustosas) y el ‘panpepato’. El almuerzo del 25 de diciembre es un verdadero exultación de sabores y de calorías. Además a las clásicas ‘lasagne’ y a las típicas ‘fettuccine’ podemos encontrar, de la cocina del Lazio, la ‘stracciatella’, substancioso plato de huevos en sopa, mientras que como según plato el protagonista de la tradición romana es el ‘abbacchio’. Con este termine en el lazio se refiere al corderito de leche que tiene la carne particularmente tierna y sabrosa que se acompaña además de las patatas con las inevitables alcachofas en todas sus variantes. Muy buenos en el Lazio son las alcachofa a la judía que son tipico de la tradición romana-judía, son fritos en el aceite hirviente y se abren como flores que florecen. Esta particularmente sentida también la festividad de Santo Stefano (el 26 de diciembre) que presenta como particularidad culinaria las costillas de ‘abbacchio’ una verdadera delicia para las bocas más exigentes. No se tiene que olvidar que en estos días de festividad que siguen con la cena del fin de año y el almuerzo del 1 de enero se concluyen con los dulces de la tradición italiana ( Pandoro, Panettone y Torroni de varia tipologías) pero también con productos típicos de Roma y del Lazio sobretodo el Pangiallo (el pan amarillo). Merezca un poco de atención este sabroso y substancial ‘concentrado’ de fruta seca (almendras, nueces, avellanas y piñones) mezclado con miel, chocolate, uva pasas, confitados ya que resulta ser tipico ejemplo de la arqueología culinaria! Este dulce, con pocas variantes, venia consumado también en la Roma imperial. Una ultima notación se refiere al ‘cenone’ de la fin del año y del costumbre, en toda Italia y también en Urbe, de comer lentejas. Según la tradición popular comer lentejas el fin del año ‘lleva’ dinero. Sin duda esto pensamiento fue alimentado por la forma de la lenteja que recuerda la de las monedas. En todo los casos….comámosle!!

 

Giuseppe Rosselli

  • 9
  • 8
  • 5
  • 6
  • 7
  • 4
Read 1045 times
More in this category: La barbie de la antigüedad »

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario