El Vicus Caprariu

EL VICUS CAPRARIU- LA CIUDAD DEL AGUA

No muy lejano de la espléndida y conocida Fontana di Trevi, lejos de los ruidos que caracterizan este magnifico monumento, encontramos un sitio arqueológico no muy conocido pero que golpea para su belleza y para su magica atmósfera. Estoy hablando del Vicus Caprariu- La ciudad del agua.

Es difícil saber todas las sorpresas  que  nos esconde el suelo romano sobretodo si pensamos que millones de turistas dedican muchísimo tiempo a la fuente la que el regista Federico Fellini había representado con su grandeza en su película Dolce Vita. Sin embargo bajarse de pocos metros respecto a la calle puede ser una experiencia unica que nos regala momentos de gran impacto emotivo y nos ayuda a entender de verdad cuanto la ciudad esta viva y había ‘crecido’ durante el curso de su milenaria historia. Pero solo introduciéndonos en el mundo subterráneo podemos entender cuanto es interesante y cuanto lo que veíamos en superficie es solo la directa transposición de lo que teníamos debajo. He tenido la suerte de conocer al Doctor Lorenzo dell’Aquila, director del sitio y profundo conocedor de la historia romana que con el entusiasmo tipico de quien hacen su trabajo me ha descrito de manera muy detallada las maravillas del Vicus, haciéndome descubrir lugares que no conocía. Solo quien era así preparado y competente podía hacerlo con tan ligereza y encanto. La descubierta de esta maravilla escondida es relativamente reciente, durante los trabajos del ex cine Trevi (1999-2001) hechos por el Gruppo Cremonini (dueño del cine y del Hotel de lujo arriba), los trabajos han sacado algo de maravilloso e inesperado: una cisterna romana y algunos ambientes de una domus  de edad imperial. También es importante evidenciar como el Gruppo Cremonini cuida y salvaguardia maravillosamente esta obra cada dia y esto representa la magnifica colaboración entre el mundo publico y lo privato para la gestión y valorización del sitio arqueológico y tenemos que decir que el todo tuvo éxito. El Doctor dell’ Aquila para describirnos el sitio empezó por su parte superior, subrayando así lo que entre el siglo IX y XIV (Media Edad) tenia que ser el plano de la calle. Fue muy emocionante aprender en primera persona el fenomeno de la estratificación porque si se mira debajo la cisterna se puede mirar y entender cuanto Roma creció durante la Media Edad. Particular es el pozo, siempre del mismo periodo, que venía utilizado como basurero durante los siglos y que había ayudado muchísimos los arqueólogos para estudiar y entender los costumbres romano del periodo medieval. Es increíble cuanto podía ser utile la basura….

Bajando de algunos metros, casi 10 respecto al plano actual, habíamos  observado desde una posición privilegiada una de las obras de ingeniería romana: la cisterna (castellum aquae). Muy bien conservada, la cisterna del Acquedotto Vergine ( fue construido en el 19 a.c. durante el empero de Ottavio Augusto), golpea todavía para su vitalidad de hecho todavía hoy funciona. Cuando se escucha el ruido del agua que fluye se pierda la concepción del tiempo. También sus dimensiones son imponentes si se piensa que de la tierra nacieron solo dos de las tres cameras que necesitaban para construirlo. Las dos cameras tienen una largueza de alrededor 13 metros y una anchura de alrededor 5 metros mientras que de altura 4,5 metros. Pero de que se esta hablando cuando nos referimos a las cameras de una cisterna? Una camera es una parte de la cisterna que permite de dividirla en varios ambientes. Esta solución arquitectónica no tenia fin estéticos pero de ingeniería y de fisica. Dividir la cisterna en cameras aliviaba la presión del agua que podía ser muy notable y al mismo tiempo se podían construir arcos de apoyo pequeños y por eso muy resistentes. Pero lo que de esta obra llamo mi atención fue el conocido yeso hidráulico utilizado para hacer impermeable sus paredes y que todavía hoy, después 2000 años, sigue haciendo su trabajo. Hacer la bañera impermeable no solo permitía a el agua de no salir pero al mismo tiempo preservaba su pureza desde posibles contaminaciones.  Es increíble como una obra así excepcional sigue siendo la misma también después el pasar de los milenios. Habíamos podido observar el todo con gran atención y enfocarnos sobre los particulares gracias a algunas pasarelas de metales puestas de manera que el visitador podía haber un ‘contacto’ muy particular con el sitio. Adyacente a la cisterna, que todavía representa el punto de fuerza de todo el sitio, surgen los restos de una domus romana. En realidad, esta domus es visible solo una parte que probablemente era una habitación prestigiosa del siglo IV. Su historia es muy particular: fue edificada en la segunda mitad del siglo II d.c., durante el empero de Marco Aurelio, como se puede ver de un ‘bollo’ perfectamente conservado sobre un escalón de su escala, tenia que ser una casa no modesta ya que no estaba muy curada como a partir del signo IV. El todo es el testigo de una evolución social de la zona que ya desde la era de Costantinopoli estaba poblada por el ‘alta burguesía’. De hecho, nos estuvimos en la parte central del Regio VII: la séptima de catorce ‘regiones’ en la que el emperador Ottaviano Augusto había dividido la ciudad. En el siglo IV esta zona tenia que ser un barrio residencial donde vivían funcionarios de estado y personajes más o menos importantes de la burocracia imperial. El mejoramiento social fue dado también por las decoraciones que empezaban a caracterizar las habitaciones de la zona. Es una verdadera lastima no poder sacar la parte más importante de la domus y es casi imposible sacarla completamente. Quien saben cuantas curiosidades se quedan debajo! Una notación muy particular que me ha quedado con los ojos cuadrados es el ‘bollo’ de que estaba hablando antes ya que gracias a este ‘bollo’ nos habíamos descubierto la fecha de la primera construcción. Para los romanos la edilicia era tan importante que todas las construcciones tenían un ‘bollo’ con sobre la fecha de construcción como si fuera un verdadero documento de identidad. Los pocos pero muy fascinantes objetos que la domus había preservado y donado a los turistas se encuentran en el pequeño antiquarium que cierra este maravillosa obra de arte subterránea. Mi atención fue atrapada por un grupo de ánforas (spatheia), que en origen contenían aceite, y que tenían una extraña forma ahusada y puntiaguda que habían suscitado mi curiosidad. Así el Doctor dell’Aquila habiendo notado mi curiosidad, ha explicado que la particular forma de estas ánforas de origen africana fue debida a la necesidad de apilarlas y con esta forma eran más practicas porque en esta manera era más fácil tomarlas y verter el aceite. Además el Doctor ha declarado que esta es una de las preguntas más frecuentes y por eso el turista no pone mucha atención al mármol polícromo (muy bien conservado) que nos hace entender el lujo que caracterizaba esta habitación. Esta presente también la cara del famoso Alessandro Helios, ultimo soberano egipcio del periodo tolemaico, vivido en el primer siglo a.c. La pequeña area del antiquarium se ‘cierra’ con una particular colección de monedas de mas 800 piezas. Estas monedas estaban en este casa pero pertenecen a diferentes épocas de la historia romana y nos hacen entender cuanto fue vivida esta casa durante el curso de los siglos. Las monedas nos pueden decir mucho de un lugar. Ultima curiosidad por lo que concierne estas monedas es sus valor. Gracias a esta fascinante visita guiada he entendido que el valor actual de una moneda romana no es dado por el periodo a el que se refiere (como equivocamente creía) pero es dado por dos factores: el número de monedas de aquel periodo (por eso su rareza) y el lugar en el que las monedas fueron forjadas (son pocas las monedas que fueron forjadas en las zonas más periféricas del empero). Un particular mapa de las monedas forjadas en cada zona de Roma ha atrapado mi atención para mucho tiempo hasta que el profesor no me ha invitado a enfocarme sobre un elemento que a muchas gente escapa: la humedad del lugar.

O mejor, la humedad artificial que viene conservada así para preservar y tutelar la cisterna y todo el sitio. Eso es la razón por la que después un poco de tiempo se empieza a hacer calor. Por otra parte, que podíamos esperar en la ciudad del agua!? Una maravillosa visita!

 

Giuseppe Rosselli

  • 4
  • 12
  • 17
  • 9
  • 3
  • 20
  • 16
  • 15
  • 11
  • 5
  • 13
  • 18
  • 8
  • 14
  • 2
  • 7
  • 1
  • 10
  • 19
  • 6
  • 36
  • 25
  • 40
  • 23
  • 32
  • 21
  • 28
  • 37
  • 30
  • 38
  • 33
  • 27
  • 31
  • 26
  • 24
  • 29
  • 39
  • 35
  • 34
  • 22
  • 56
  • 42
  • 52
  • 44
  • 60
  • 57
  • 53
  • 50
  • 47
  • 45
  • 51
  • 41
  • 54
  • 49
  • 55
  • 58
  • 46
  • 48
  • 43
  • 59
  • 71
  • 64
  • 63
  • 75
  • 72
  • 77
  • 69
  • 62
  • 78
  • 73
  • 70
  • 68
  • 74
  • 66
  • 61
  • 76
  • 67
  • 80
  • 65
  • 79
  • 85
  • 98
  • 84
  • 83
  • 99
  • 96
  • 94
  • 86
  • 82
  • 92
  • 93
  • 87
  • 88
  • 95
  • 91
  • 90
  • 89
  • 97
  • 81
  • 100
  • 118
  • 107
  • 108
  • 105
  • 117
  • 112
  • 113
  • 104
  • 103
  • 120
  • 110
  • 106
  • 102
  • 101
  • 116
  • 114
  • 115
  • 119
  • 111
  • 109
  • 126
  • 139
  • 131
  • 134
  • 123
  • 125
  • 138
  • 137
  • 121
  • 129
  • 132
  • 130
  • 128
  • 140
  • 135
  • 124
  • 127
  • 122
  • 133
  • 136
Read 550 times Last modified on Viernes, 17 Mayo 2019 19:42